El 12 de julio de 2020, las fuerzas armenias lanzaron un ataque contra Azerbaiyán en violación de las leyes internacionales vigentes. El ataque tuvo lugar en el pueblo de Tovuz con el esfuerzo de capturar las tierras estratégicamente ubicadas. Aunque el ataque fue repelido en las primeras 24 horas, cuatro soldados azerbaiyanos perdieron la vida en el cumplimiento del deber.
El 13 de julio de 2020, en respuesta al ataque, las fuerzas azerbaiyanas iniciaron una serie de ataques de represalia, que condujeron a la destrucción del equipo militar armenio.
El 14 de julio de 2020, Armenia lanzó más ataques contra Azerbaiyán, matando a siete militares, incluidos un general del ejército y un coronel. El ataque armenio también mató a un civil de 76 años, Aziz Azizov, residente de la aldea de Aghdam.
Desafortunadamente, este incidente no es sin precedentes. Desde la década de 1990, Armenia ha recurrido constantemente a la brutalidad y la violencia que llevaron a cientos de civiles inocentes a perder la vida. Las tropas armenias siguen ignorando el acuerdo de alto el fuego y siguen poniendo en peligro la vida de las personas civiles, mientras que Azerbaiyán, como siempre, está dispuesto a hacer cualquier cosa para proteger a su gente y sus territorios.
Por último, Azerbaiyán nunca se involucraría en una pelea fuera de una región de conflicto (como puede ver en el mapa), ya que eso podría llevar a la participación de la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva en ese conflicto.